¡Descubre el desafiante Pasaje de Drake!

Un paso marítimo legendario

El Pasaje de Drake, también conocido como Mar de Hoces, es la ruta marítima mas peligrosa  y gigantesca que conecta la Antártida con el resto del mundo. A lo largo de la historia, ha sido atravesado por numerosos exploradores famosos, convirtiéndose en una verdadera leyenda. Pero, ¿sabías que su nombre se debe al explorador británico sir Francis Drake? ¡Aquí te contamos la historia completa!

Un descubrimiento español

Contrariamente a lo que se podría pensar, el descubridor original del Pasaje de Drake fue el navegante español Francisco de Hoces. Durante la expedición a las Molucas de García Jofre de Loaísa en 1536, Hoces fue quien lo descubrió y atravesó. Por esta razón, en el mundo hispanohablante, este paso se denomina "Mar de Hoces" en su honor.

La confusión con Francis Drake

La confusión sobre el nombre del pasaje se debe a que el explorador británico Francis Drake lo cruzó sesenta años después. Después de pasar por el Estrecho de Magallanes en 1578, Drake se dio cuenta de que podría existir una conexión entre los océanos Atlántico y Pacífico. Fue así como se descubrió lo que ahora conocemos como Pasaje de Drake. Aunque su denominación es posterior, es más conocido por este último nombre que como Mar de Hoces.

Un paso peligroso y desafiante

El Pasaje de Drake es una vía fluvial de 1,000 kilómetros de ancho que une los océanos Atlántico y Pacífico. Situado entre el Cabo de Hornos, el punto más austral de América del Sur, y las Islas Shetland del Sur, es una zona de transición climática que separa las condiciones subpolares frías y húmedas de Tierra del Fuego de las gélidas regiones polares de la Antártida. Por esta razón, sus aguas son consideradas las más peligrosas y tormentosas del planeta.

Aguas turbulentas y condiciones extremas

El Pasaje de Drake es conocido por sus aguas turbulentas y condiciones climáticas extremas. Conforma una convergencia masiva de olas, viento y corrientes, lo que lo convierte en un verdadero desafío para los navegantes. Las olas pueden alcanzar alturas de 9 a 12 metros, y su profundidad promedio es de 3,400 metros, llegando a alcanzar los 4,800 metros en los límites sur y norte del pasaje.

Un lugar estratégico para la investigación

Además de su fama como paso marítimo desafiante, el Pasaje de Drake también es un lugar estratégico para la investigación científica. Al restringir la Corriente Circumpolar Antártica (ACC) a una región geográfica estrecha, se convierte en el mejor lugar para medir las propiedades de esta corriente. Esto lo convierte en un punto de interés para los científicos que estudian el clima y la circulación oceánica.

Un legado histórico y natural

A pesar de las dificultades que implica navegar por el Pasaje de Drake, este lugar ha sido una parte importante de las rutas comerciales internacionales en el pasado. Antes de la apertura del Canal de Panamá en 1914, los barcos tenían que enfrentar arduas pruebas para atravesar con éxito los mares tormentosos y las condiciones heladas del clima. Aunque los barcos modernos pueden cruzar la región de forma segura, el viaje sigue siendo un reto ambicioso y deseado por muchos amantes del mar.

Como curiosidad, las aguas del Pasaje de Drake son ricas en plancton y krill, una fuente de alimento esencial para diversas especies marinas, como las ballenas azules y de aleta, los calamares, los pingüinos emperador y las focas cangrejeras.

Si quieres conocer más sobre los peligros del mar y cómo evitarlos, te invitamos a visitar este enlace donde encontrarás información útil y consejos para disfrutar del mar de manera segura.

¡Atrévete a adentrarte en el desafiante Pasaje de Drake y descubre un mundo lleno de historia y naturaleza salvaje!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¡Descubre el desafiante Pasaje de Drake! puedes visitar la categoría Viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up