¡Descubre el fascinante ciclo hidrológico!

El ciclo hidrológico o natural del agua es uno de los procesos más asombrosos de la naturaleza. Nos explica cómo se relaciona el agua en la hidrosfera, que está formada por toda el agua del planeta Tierra. Desde la superficie hasta el interior de las rocas y el magma, el agua se encuentra en diferentes estados: líquido, gas o sólido como la nieve o el hielo.

La interconexión de los depósitos de agua

Los diferentes depósitos de agua de la hidrosfera están conectados entre sí, y el agua fluye a través de ellos configurando el ciclo hidrológico. Este ciclo no tiene principio ni fin, ya que el agua del planeta está cambiando constantemente. Aunque en algunos casos este cambio sea muy lento o no sea visible para nuestros ojos.

Los procesos del ciclo del agua

El ciclo hidrológico se compone de varios procesos fascinantes:

Evaporación: el agua pasa de estado líquido a gas, como ocurre en los océanos debido al calor del sol. Este cambio de estado también se produce en las cubiertas vegetales y en el mundo animal.

Sublimación: el agua pasa de estado sólido a gas directamente, sin pasar antes por el estado líquido.

Condensación: el agua pasa de estado gaseoso a líquido. Cuando el agua evaporada asciende hacia la atmósfera y se enfría, aparecen las nubes formadas por gotitas microscópicas de agua.

Precipitación: las gotitas de agua en las nubes crecen y forman gotas cada vez más grandes. Cuando el peso de estas gotas es lo suficientemente grande, caen en forma de lluvia, nieve o granizo.

Infiltración: el agua fluye del suelo y circula por el interior del suelo a través de los poros que contiene. Puede dar lugar a la formación de acuíferos, que son formaciones geológicas subterráneas porosas que contienen agua.

Escorrentía: el agua líquida se desliza hacia abajo debido a la pendiente, formando arroyos en episodios de lluvia intensa.

Rocío: la humedad del aire se condensa formando gotitas en superficies como la vegetación.

El ciclo artificial del agua

Además del ciclo natural, los humanos también participamos en el ciclo del agua de forma artificial. Captamos el agua del subsuelo, lagunas y ríos, y una vez utilizada, la devolvemos al medio natural depurada.

Captación

El agua se recoge del medio natural, ya sean aguas superficiales o subterráneas. En casos de sequía, el agua desalada del mar también adquiere importancia.

Tratamiento

El agua captada se transporta a las plantas de tratamiento, donde se somete a procesos físicos y químicos para garantizar su calidad y hacerla apta para el consumo humano.

Distribución y consumo

El agua tratada llega a las viviendas a través de las redes de distribución. Se mantiene un control de calidad hasta el momento de ser utilizada por los usuarios.

Alcantarillado

Una vez utilizada, el agua residual se dirige hacia la red de alcantarillado, que la lleva hasta las depuradoras.

Depuración y retorno al medio ambiente

Las estaciones depuradoras eliminan las impurezas del agua residual para devolverla al medio ambiente de forma segura y minimizar el impacto medioambiental.

¡Descubre más sobre el fascinante ciclo hidrológico en este enlace! Fondo Mar

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¡Descubre el fascinante ciclo hidrológico! puedes visitar la categoría Educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up