¡Descubre el fascinante ciclo hidrológico!

El agua, ese recurso vital para la vida en la Tierra, sigue un movimiento cíclico que nunca se detiene. Desde los océanos hasta las nubes, pasando por los ríos y la lluvia, el agua se encuentra en constante transformación. ¿Quieres saber más sobre este increíble proceso? ¡Sigue leyendo!

El ciclo hidrológico en acción

El ciclo hidrológico es un proceso natural que asegura el equilibrio del agua en nuestro planeta. Comienza con la evaporación del agua de la superficie terrestre gracias a la energía solar. El vapor de agua se eleva en el aire, se enfría y se condensa en microgotas, formando las nubes. Luego, estas gotas de agua precipitan en forma de lluvia, granizo o nieve, dependiendo de la temperatura. Finalmente, el agua retorna a los océanos a través de diferentes cauces.

La cantidad total de agua en la Tierra

Aunque parezca increíble, la cantidad total de agua en el planeta no cambia. En total, la Tierra contiene unos 1.385 millones de km3 de agua en sus diferentes estados. Casi el 97% de esta agua es salada y se encuentra en los océanos, mientras que el resto corresponde a agua dulce distribuida entre los casquetes polares, ríos, lagos, acuíferos subterráneos y la atmósfera.

El papel de los seres vivos

Los seres vivos también juegan un papel importante en el ciclo hidrológico. A través de sus procesos metabólicos, toman y expulsan agua. En especial, las plantas aportan un 10% del agua que se encuentra en la atmósfera. La transpiración es el proceso mediante el cual los seres vivos expulsan agua en forma de vapor, regulando así su temperatura corporal. Este proceso ocurre tanto en animales y seres humanos a través de las glándulas sudoríparas de la piel, como en las plantas a través de las hojas.

Las cinco fases fundamentales del ciclo del agua

El ciclo hidrológico se compone de cinco fases fundamentales:

1. Evaporación

Gracias al efecto del Sol, el agua de los océanos y de la superficie terrestre se calienta y se vaporiza, cargando el aire de humedad. En esta fase también se incluye la transpiración y sudoración de los seres vivos, así como la sublimación en la superficie de los glaciares.

2. Condensación

Para que se formen nubes de microgotas por condensación, es necesario que el vapor de agua se enfríe. Las moléculas de agua se unen a partículas sólidas suspendidas en el aire, formando las nubes.

3. Precipitación

A medida que las gotas de agua se enfrían y condensan, se vuelven más grandes y caen debido a su peso. Cada día, aproximadamente caen 300 km3 de agua en forma de precipitaciones. En temperaturas bajas, las moléculas cristalizan y las precipitaciones se producen en forma de granizo o nieve.

4. Escorrentía

La fuerza de la gravedad hace que el agua líquida se deslice cuesta abajo por la superficie del terreno a través de ríos y arroyos. Este fenómeno no solo transporta agua, sino que también erosiona y transporta sedimentos.

5. Infiltración y circulación subterránea

Parte del agua que llega al suelo es succionada por las raíces de las plantas y transpirada por sus hojas, volviendo así a la atmósfera. Otra parte se filtra a través de zonas permeables del sustrato, como las rocas calizas, y acaba en acuíferos subterráneos. Estos acuíferos pueden comunicar con el mar, alcanzar la superficie o permanecer estancados bajo tierra.

Si quieres profundizar en el fascinante ciclo hidrológico, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

¡No te pierdas la oportunidad de aprender más sobre este proceso esencial para la vida en nuestro planeta!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¡Descubre el fascinante ciclo hidrológico! puedes visitar la categoría Educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up