Skip to content

¡Descubre los misterios del fondo marino!

Indice

¿Sabías que sabemos más sobre la superficie de la Luna que de nuestros propios océanos? Es increíble, pero cierto. Aunque doce hombres han puesto el pie en la Luna, solo tres han llegado a la Fosa de las Marianas, la parte más profunda de nuestros mares. Esto demuestra que todavía nos queda mucho por explorar en nuestro propio planeta.

Según los científicos, tan solo se ha explorado un 5% de los océanos, lo que significa que el 95% del fondo marino está todavía sin 'mapear'. Si consideramos que el 71% de la superficie de la Tierra está cubierta por océanos, nos damos cuenta de lo poco que sabemos de nuestro propio planeta.

Pero no todo está perdido. Los avances tecnológicos nos brindan la esperanza de que en los próximos años podamos bucear a mayor profundidad y sondear aún más los abismos del océano para obtener respuestas a los secretos que guardan sus aguas. Si quieres saber más sobre la exploración del fondo marino, puedes visitar este enlace.

La profundidad media de los océanos es de 3.730 metros, una medida que hace que los 40 metros del buceo recreativo parezcan insignificantes. Para hacernos una idea de lo profundo que puede llegar a ser el océano, podemos compararlo con la altura a la que vuelan los aviones comerciales, que es de más de 11.000 metros. Incluso supera la altura del Everest, que es de 8.848 metros.

Uno de los lugares más profundos del océano es la Fosa de las Marianas, cerca de la isla de Fais, al norte de Filipinas. Con sus 2.542 metros de longitud, es una de las fosas más grandes del planeta. En su extremo sur se encuentra el abismo de Challenger, que con sus 11.034 metros es el punto más profundo medido en los océanos. Fue descubierto en 1875 por el barco HMS Challenger de la Marina Real Británica. Si quieres saber más sobre qué hay en el océano inexplorado, puedes visitar este enlace.

A lo largo de la historia, solo tres personas han descendido al fondo del abismo de Challenger. En 1960, Jacques Piccard y Don Walsh, a bordo del batiscafo Trieste, llegaron a una profundidad de 10.994 metros. Luego, en 2009, el robot submarino no tripulado Nereus alcanzó los 10.902 metros. Finalmente, en 2012, el director de cine James Cameron se convirtió en la primera persona en descender solo hasta los 10.898 metros en el Deepsea Challenger.

Como puedes ver, el océano sigue siendo un misterio por descubrir. Aunque hemos logrado grandes avances en la exploración de sus profundidades, todavía hay mucho por explorar y descubrir. Así que, atrévete a bucear en el fascinante mundo del océano y descubre sus secretos ocultos.

¡No te pierdas nuestros próximos posts sobre la procesión submarina y el récord de buceo en los Andes!

Artículo originalmente publicado en FondoMar.