¿Dónde van las aguas residuales? Descubre el sorprendente destino del agua que tiramos de casa

Las aguas residuales son un tema que nos concierne a todos. ¿Alguna vez te has preguntado qué sucede con el agua que tiramos por el desagüe de nuestra casa? ¿Sabías que estas aguas pueden contener sustancias que afectan la calidad del agua a la que se vierten? En este artículo, te revelaremos el fascinante destino de las aguas residuales y cómo se lleva a cabo su tratamiento.

Las aguas residuales y su impacto en el medio ambiente

Las aguas residuales provienen de los desagües de nuestras casas, fábricas, industrias, explotaciones agrarias y ganaderas. Contienen una gran cantidad de sustancias que pueden afectar la calidad del agua a la que se vierten, como productos de higiene y limpieza, aceites y aguas fecales. Incluso las empresas industriales están obligadas legalmente a tener tratamientos y depuraciones previas antes de verter sus aguas residuales a la red general de alcantarillado o al medio ambiente.

El proceso de tratamiento de las aguas residuales

Las aguas residuales son recogidas por el sistema de alcantarillado de cada municipio y dirigidas a los centros de procesamiento y tratamiento de aguas residuales. En estas plantas de tratamiento, se lleva a cabo un proceso que consta de varias fases y dos líneas paralelas: la línea de agua y la línea de lodos.

En la línea de agua, se utilizan medios físicos, químicos y biológicos para reducir los contaminantes del agua. Se realizan procesos de cribado, decantación, floculación y desinfección, así como tratamientos biológicos con microorganismos para eliminar nitrógeno y fósforo. De esta manera, se obtiene un efluente de agua depurada que puede ser vertido al río o al mar.

Por otro lado, en la línea de lodos se llevan a cabo procesos de espesamiento, estabilización, acondicionamiento y deshidratación de los subproductos obtenidos en la línea de agua. Estos lodos pueden ser utilizados posteriormente en suelos agrícolas.

La importancia de cuidar nuestros recursos hídricos

Aunque las plantas de tratamiento eliminan gran cantidad de sustancias y higienizan el agua, es importante tener en cuenta que ciertos compuestos químicos, como hormonas y medicamentos, pueden no ser completamente retirados del agua. Esto puede afectar la flora, la fauna y potencialmente la salud humana.

Los recursos hídricos no son infinitos, por lo que es fundamental cuidar y mantener los que tenemos. Para ello, es necesario tomar conciencia de las consecuencias de nuestros hábitos y educarnos para mejorar nuestras actitudes en relación al consumo y la contaminación del agua. Pequeños gestos, como no utilizar el inodoro como papelera, no tirar aceites por el fregadero y llevar los restos de medicamentos a los puntos de recogida SIGRE de las farmacias, pueden reducir el consumo de agua y disminuir la contaminación con sustancias nocivas.

Si quieres saber más sobre el fascinante mundo de las aguas residuales y su tratamiento, te invitamos a visitar los siguientes enlaces:

Recuerda que cada uno de nosotros puede contribuir a preservar nuestros recursos hídricos y garantizar un futuro sostenible para todos. ¡Cuidemos el agua!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Dónde van las aguas residuales? Descubre el sorprendente destino del agua que tiramos de casa puedes visitar la categoría Ciencia y naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up