El Mar Báltico: Un tesoro en peligro

El Mar Báltico, ubicado en el norte de Europa, es uno de los mares más fascinantes y ricos en biodiversidad del mundo. Sin embargo, también es uno de los más amenazados y contaminados. En este artículo, descubriremos la belleza y fragilidad de este mar único, así como las amenazas que enfrenta y las medidas necesarias para protegerlo.

Un ecosistema único

El Báltico se caracteriza por sus aguas poco profundas y su salinidad moderada, que lo convierten en un hábitat ideal para una gran variedad de especies adaptadas a sus condiciones especiales. Se mezcla con las aguas saladas del Mar del Norte a través del estrecho de Kattegat y Skagerrak, y con el agua dulce de más de 200 ríos. Esta mezcla de aguas crea un ecosistema único, rico en biodiversidad.

Contaminación y pesca insostenible

A pesar de su belleza natural, el Báltico sufre graves problemas de contaminación debido a la explotación de sus recursos y otras actividades económicas. La pesca insostenible es una de las mayores amenazas para sus stocks pesqueros. Prácticas como el arrastre, los altos niveles de capturas accidentales y la pesca ilegal han causado la degradación de sus hábitats marinos.

La Comisión de Helsinki (Helcom) ha identificado otras amenazas, como la eutrofización causada por la afluencia de nutrientes y fósforo de la agricultura industrial que rodea el mar, lo que provoca la proliferación de algas tóxicas. Además, la afluencia de sustancias tóxicas de actividades industriales y los trabajos de construcción también afectan al fondo marino.

Pesquerías en el Báltico

La pesca en el Báltico es una actividad económica importante para los países que lo rodean. En 2008, se capturaron más de 50 especies diferentes, alcanzando un total de 742.000 toneladas de pescado. Sin embargo, la gestión pesquera es deficiente y la mayoría de los stocks pesqueros están sobreexplotados.

El uso de artes de pesca insostenibles, como el arrastre, y el descarte de capturas accidentales representan una gran amenaza para los ecosistemas marinos del Báltico. Además, miles de aves y mamíferos mueren cada año enredados en redes de pesca, lo que afecta a especies como las focas grises y las marsopas comunes.

Áreas Marinas Protegidas en el Báltico

La creación de áreas marinas protegidas (AMP) es fundamental para preservar los ecosistemas marinos del Báltico. Actualmente, aproximadamente un 7.9% de la superficie del Báltico está declarada como AMP dentro de la Red Natura 2000. Sin embargo, se necesita una mejor gestión y distribución de estas áreas para garantizar su efectividad.

Oceana, una organización dedicada a la protección de los océanos, ha llevado a cabo expediciones al Báltico para recopilar datos biológicos y apoyar propuestas de protección. Sin embargo, se han identificado deficiencias en la red actual de áreas protegidas, que son pequeñas, mal distribuidas y carecen de coherencia ecológica.

Proteger el tesoro del Báltico

Es fundamental tomar medidas urgentes para proteger el Mar Báltico y su biodiversidad única. La gestión pesquera debe ser mejorada y se deben implementar prácticas sostenibles para evitar la sobreexplotación de los stocks pesqueros. Además, se deben establecer y gestionar adecuadamente áreas marinas protegidas que abarquen zonas de alto valor ecológico y pesquero.

La conservación del Mar Báltico es responsabilidad de todos. Como individuos, podemos contribuir al cuidado de este tesoro natural evitando la contaminación y apoyando iniciativas de protección. Descubre más sobre el fascinante Mar Báltico y su historia en este enlace.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Mar Báltico: Un tesoro en peligro puedes visitar la categoría Viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up