Descubre el Pasaje de Drake: el mar más peligroso y turbulento del mundo

El Pasaje de Drake, también conocido como Mar de Hoces, es una vía marítima gigantesca que conecta la Antártida con el resto del mundo. A lo largo de la historia, ha sido atravesado por muchos exploradores famosos, convirtiéndose en un desafío legendario. Pero, ¿qué hace que este pasaje sea tan temido y peligroso?

Un nombre confuso

El origen del nombre del Pasaje de Drake es motivo de confusión. Aunque se cree que lleva el nombre del explorador británico Sir Francis Drake, su descubridor fue en realidad el navegante español Francisco de Hoces. Durante la expedición a las Molucas de García Jofre de Loaísa en 1536, Hoces fue quien lo descubrió y atravesó. Por esta razón, en el mundo hispanohablante, se le conoce como "Mar de Hoces" en lugar de Pasaje de Drake.

La confusión surge porque Drake cruzó el pasaje sesenta años después, en 1578, después de pasar por el Estrecho de Magallanes. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de la posible conexión entre los océanos Atlántico y Pacífico, y se descubrió lo que ahora se conoce como Pasaje de Drake. Aunque esta denominación es posterior, es la más conocida y utilizada en la actualidad.

Aguas turbulentas y peligrosas

El Pasaje de Drake es una zona de transición climática que separa las condiciones subpolares frías y húmedas de Tierra del Fuego de las gélidas regiones polares de la Antártida. Sus aguas son consideradas las más peligrosas y tormentosas del planeta. Conforma una convergencia masiva de olas, viento y corrientes, lo que lo convierte en un lugar extremadamente dinámico.

Las condiciones climáticas en el Pasaje de Drake pueden ser extremas, con la formación de ciclones en el Pacífico cálido antes de ser arrastrados hacia esta zona. Las olas pueden alcanzar alturas de 9 a 12 metros, lo que representa un gran desafío para los navegantes. Además, el pasaje es muy profundo, con una profundidad promedio de 3,400 metros y una profundidad máxima de 4,800 metros en sus límites norte y sur.

Importancia histórica y comercial

A pesar de las dificultades que implica navegar por el Pasaje de Drake, este lugar ha sido una parte importante de las rutas comerciales internacionales en el pasado. Antes de la apertura del Canal de Panamá en 1914, era una de las principales vías de acceso a la Antártida y una ruta crucial para el comercio marítimo.

Hoy en día, aunque los barcos modernos pueden cruzar el pasaje de manera segura, sigue siendo un desafío ambicioso y deseado por muchos amantes del mar. El viaje desde Ushuaia, Argentina, la ciudad más austral del mundo, hasta la Antártida a través del Pasaje de Drake dura aproximadamente 36 horas, y ofrece una experiencia única y emocionante.

Un ecosistema rico y diverso

A pesar de su reputación peligrosa, el Pasaje de Drake alberga una gran cantidad de vida marina. Sus aguas son ricas en plancton y krill, que son fuentes de alimento esenciales para ballenas, calamares, pingüinos y focas. Este ecosistema único y diverso es otro aspecto fascinante de esta región.

Si quieres saber más sobre el Pasaje de Drake y descubrir más detalles sobre su historia, características y desafíos, te invitamos a visitar este enlace. Además, podrás encontrar información adicional sobre la vida marina que habita en estas aguas y la importancia de su conservación.

En resumen, el Pasaje de Drake es un lugar legendario y desafiante que conecta la Antártida con el resto del mundo. Sus aguas turbulentas y peligrosas lo convierten en uno de los mares más temidos del planeta. Aunque ha sido superado por numerosos exploradores a lo largo de la historia, sigue siendo un reto emocionante para los amantes del mar.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Descubre el Pasaje de Drake: el mar más peligroso y turbulento del mundo puedes visitar la categoría Viajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up